Tributación sobre los premios de lotería

El día 22 de diciembre se celebró el sorteo de la Lotería de Navidad. A los beneficiarios de los números premiados ahora les interesa conocer qué porcentaje de su dinero se quedará Hacienda. Para aquellos que no fueron tan afortunados, además de la “salud”, les quedará la esperanza de ser premiados en el sorteo de la Lotería de El Niño. En el año 2013 se introdujo un gravamen del 20% por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) sobre los premios de Loterías, dejando exentos los primeros 2.500 euros. Este impuesto supuso una novedad y un modo de obtención de fondos para el Estado en plena crisis económica. Hasta ese momento el dinero cobrado en sorteos de Lotería estaba exento.

En los presupuestos de 2018 se introdujo una exención mayor, dado que se amplió la exención a los primeros 10.000 euros cobrados. Este año 2019 la exención en la tributación ha ascendido a la suma de 20.000 euros, y para el próximo 2020 (ya en el sorteo de El Niño) la exención ascenderá a 40.000 euros. Por tanto, solamente las sumas obtenidas que superen los 40.000 euros serán gravadas con un 20% del impuesto de IRPF.

Loterías y Apuestas del Estado retiene directamente el porcentaje del 20% sobre la cantidad a entregar al agraciado, ingresándolo a la Agencia Tributaria, por lo que el ciudadano no tendrá que preocuparse de cómo ha de pagar el impuesto. De este modo, en los décimos premiados con el Gordo (400.000 euros), los primeros 20.000 euros estarán exentos, y los 380.000 euros restantes serán gravados con un 20% que se quedará Hacienda (es decir 76.000 euros). Por lo que la suma que finalmente recibirá el agraciado será la de 324.000 euros. Los premiados con el segundo premio percibirían unos 125.000 euros por décimo, de modo que estando los primeros 20.000 euros exentos, se aplicaría el gravamen sobre los 105.000 euros restantes. El impuesto a satisfacer ascendería a la cantidad de 21.000 euros. Por tanto, la suma neta a cobrar sería 104.000 euros.

Cada décimo del tercer premio obtendrá 50.000 euros, por lo que descontando la exención de 20.000 euros, tributarían por el resto (30.000 euros), es decir 6.000 euros. Consecuentemente, obtendría la suma de 44.000 euros netos.

El resto de premios estarán exentos de tributación, dado que el cuarto premio asciende a 20.000 euros por décimo (que coincide justamente con la cantidad exenta) y el quinto premio se queda en 6.000 euros por décimo. En el mismo sentido el resto de premios.

Para poder cobrar el décimo deberá acudir a la Administración de Loterías si el premio obtenido no supera los 2.000 euros. Cuando supere o iguale esa cantidad habrá que dirigirse a entidades financieras concertadas con Loterías y Apuestas del Estado.

En cualquier caso, deberán cobrarse los premios antes de que transcurran tres meses desde el día siguiente al sorteo.

Visto el panorama actual, y en el caso de que usted se vea afectado por una situación similar, le aconsejamos acuda a un profesional que pueda asesorarle y defender sus derechos adecuadamente.